Por: Juan Pablo Flechas y Jorge Carvajal

Un caso relacionado con el exceso en el límite temporal de la legítima defensa puede encontrarse en la película Irreversible de Gaspar Noé [1] [2]. Las escenas de esta película muestran cómo Pierre y Marcus causan la muerte de Le Tenia en un club nocturno después de que este cometiera un delito sexual contra Alex (la novia de Marcus). Los golpes que propinaron Pierre y Marcus a Le Tenia no se dieron inmediatamente, sino unas horas después de la violación.

Algunos podrían considerar que la muerte Le Tenia está amparada por la legítima defensa. Esto, en principio, suena como una afirmación razonable, puesto que nadie está obligado a soportar agresiones contra sus propios derechos[3]. Tampoco lo estaba Alex cuando fue víctima del delito sexual en la película.

Esa afirmación, sin embargo, debe ser matizada. En realidad, la posibilidad de considerar que alguien actúa en legítima defensa depende de que se reúnan algunos requisitos que pueden ser sintetizados así[4]:

  • Agresión injusta y real contra un derecho propio o ajeno.
  • Actualidad o inminencia de la agresión.
  • Acción defensiva que sea proporcional y necesaria de cara a la agresión.
  • Ánimo de defender el derecho propio o ajeno.

En este sentido, el problema que plantea la película es más que evidente. La «acción defensiva» se llevó a cabo algunas horas después de la agresión. Esto supone que la agresión había cesado o, en otras palabras, no era actual ni inminente. En consecuencia, Marcus y Pierre tendrían que ser declarados responsables por el homicidio de Le Tenia en caso de que enfrentaran un proceso penal por tales hechos. Sus acciones serían venganza y no legítima defensa.

Lo anterior no quiere decir que Alex u otra persona no hubiera podido defenderse frente a esa agresión injusta. Todo lo contrario. Lo que en realidad significa es que la acción defensiva debió producirse mientras que la agresión era actual o inminente, en la medida en que las «acciones defensivas» que no se produzcan dentro de este marco temporal no estarán comprendidas en la institución de la legítima defensa. Generalmente serán un exceso intensivo que impediría que la causal de justificación fuera aplicada en el caso.


[1] La película puede ser vista en: https://mubi.com/es/films/irreversible.

[2] Agradecemos a Mariana N. por sus siempre pertinentes recomendaciones cinematográficas.

[3] Jescheck / Weigend, Tratado de Derecho penal. Parte general, p. 361: «[…] la legítima defensa puede entenderse jurídico-individualmente como el derecho a la autoafirmación que por naturaleza se le atribuye a cualquier individuo, a través de la defensa de la propia persona frente al ataque antijurídico de otro». Sobre la naturaleza de derecho de la legítima defensa, entre otros, se pronuncian: Roxin, Derecho penal. Parte general (Tomo I), p. 608. Ruiz López, «Prólogo», Entre la legítima defensa y la venganza, p. 7. Jakobs, Derecho penal. Parte general. Fundamentos y teoría de la imputación, p. 457.

[4] Velásquez, Fundamentos de Derecho penal. Parte general, pp. 493-501. Mir Puig, Derecho penal. Parte general, pp. 447-457.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.